Las delicadas células ciliadas de la cóclea son la sinapsis, o punto de transferencia responsable de transformar las ondas de sonido, en señales eléctricas que se envían al cerebro y se interpretan como sonido.

En su mayoría las formas de acúfeno o tinnitus se describen como tinnitus sináptico coclear. Esta es una condición donde las células ciliadas internas, han sido dañadas por causas que incluyen la exposición al ruido, fármacos ototóxicos o la enfermedad de Meniere.

Cuando estas células ciliadas internas están funcionalmente dañadas, existe un exceso en la producción de glutamato.

Esto ocasiona que los receptores de glutamato en la cóclea se sobrexciten con dosis tóxicas de glutamato. Dicha sobreexcitación es una condición llamada excitotoxicidad de los receptores de glutamato.

En la actualidad, las investigaciones médicas coinciden en que el glutamato es el principal neurotransmisor excitador en el cerebro y, que la producción excesiva de glutamato tiene efectos tóxicos que conducen a la muerte celular en los receptores.

El mal funcionamiento crónico de los sistemas de glutamato en el cerebro, puede además estar involucrado en muchas enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Huntington, Parkinson y Alzheimer.

Los investigadores están estudiando diversos agentes neuroprotectores en el tratamiento de estas afecciones. La misma afección en la cóclea, que puede provocar pérdida de audición y tinnitus.

El Caroverine en el tratamiento del acufeno o tinnitus, sus inicios

Uno de esos agentes neuroprotectores que se está estudiando en el tratamiento de las acufenos, es el antagonista del glutamato Caroverine, que se ha estado utilizando como medicamento antiespasmódico oral durante casi 40 años, bajo el nombre comercial Spasmium-R.

Caroverine no está disponible en algunos países entre los que se incluyen Estados Unidos y Canadá, ya que no ha sido aprobado por sus entidades reguladoras.

Actualmente solo está disponible en Austria, Suiza y Japón.

El profesor Klaus Ehrenberger Profesor Emérito de Otorrinolaringología Experimental y Clínica, de la Universidad Médica de Viena, ha estado investigando los efectos de Caroverine en pacientes con tinnitus durante varios años.

Inicialmente obtuvo un éxito notable con terapia intravenosa. En un estudio, realizado en 1997, el Caroverine redujo los síntomas de tinnitus para en la mayoría de los pacientes .

En dicho estudio, el 63% de los pacientes respondieron de inmediato con una reducción significativa en los niveles de sonido.

No hubo efectos secundarios significativos y los efectos secundarios leves, fueron transitorios, que por lo general desaparecieron en menos de 24 horas.

Lamentablemente, el Caroverine no puede administrarse por vía intravenosa durante un largo período de tiempo, ya que, tiene que administrarse en dosis altas para superar la barrera del laberinto membranoso y penetrar en la cóclea.

Por otro lado, el glutamato está involucrado de manera importante en muchas funciones corporales y no debe inhibirse a largo plazo.

El glutamato es un aminoácido y uno de los componentes más importantes de las proteínas. También es vital para el metabolismo y la función cerebral.

Por lo tanto, era necesario encontrar una mejor manera de suministrarlo directamente a la cóclea.

Los avances en el tratamiento del acufeno con Caroverine

Los doctores Ruan, Soh y Yeoh investigaron la administración de Caroverine directamente en el oído interno utilizando un micro-catéter transtimpánico.

Esencialmente, un micro-catéter se enrosca alrededor del tímpano y se fija a la membrana, que es la barrera que separa la cóclea del resto del cuerpo.

Los medicamentos se introducen en el catéter y se dejan reposar en la membrana, perfundiéndolo suavemente a través de la misma. Este método evita que el medicamento ingrese a todo el sistema y sólo se concentre en la cóclea.

Este método de tratamiento es superior a la infusión IV, pero aún tiene algunos inconvenientes.

Insertar un microcatéter es invasivo y doloroso. Además, tampoco se puede usar durante un largo período de tiempo.

El catéter debe retirarse como máximo en 23 días para evitar la posibilidad de infección.

El tratamiento con Caroverine requiere una dosis de mantenimiento periódica y esto no se puede lograr, usando un catéter, excepto en las condiciones más extremas.

Caroverine aplicado tópicamente

El Dr. Ehrenberger ahora está trabajando en nuevos ensayos clínicos usando una gasa empapada en Caroverine que se inserta en el oído externo.

Él cree que este método será el menos invasivo, menos costoso y más efectivo para el control del tinnitus a largo plazo.

El procedimiento

El médico inserta la gasa empapada de Caroverine en el oído del paciente que luego agrega 2 gotas adicionales del medicamento durante la noche.

A la mañana siguiente, el paciente regresa a la clínica donde se cambia la gasa y el tratamiento continúa durante 4 días.

Si el paciente no responde dentro de ese período de tiempo, se considera que el tratamiento no es útil para el paciente.

El Dr. Ehrenberger no ha publicado hallazgos sobre esta terapia de tratamiento ya que los ensayos están en marcha.

También ha informado que el Caroverine es útil para reducir o eliminar los síntomas de Meniere.

Alternativas

En el futuro, es posible que sólo sea necesario el uso de gotas en los oídos para reducir el tinnitus lo que sería un tratamiento ambulatorio de bajo costo.

Aunque lentamente, la lucha contra el tinnitus y los acúfenos está ganando paso a paso. Este medicamento puede ser una alternativa más, en el conjunto de terapias que eventualmente conducirán al control de esta desgastante condición.

Sin embargo, y mientras se tienen avances significativos en este tratamiento, existen soluciones de tipo holístico que funcionan en la mayoría de los casos.

Literatura y apoyo científico

Literatura y citas

Administración tópica de Caroverine en el tratamiento del tinnitus somático: estudio de prueba de concepto.

Abstracto

Este estudio prospectivo, que se ajustaba a las buenas prácticas clínicas (GCP-conform), probó el concepto de que la administración tópica transtimpánica del derivado de quinoxalina Caroverine promete un nuevo enfoque para el tratamiento del tinnitus.

La razón del estudio es la hipótesis de que el tinnitus refleja las secuelas de la neurotoxicidad auditiva que pueden prevenirse y repararse mediante las actividades neuroprotectoras y neurorregenerativas de los derivados de quinoxalina, exhibidos en pruebas preclínicas previas.

En una cohorte de pacientes representativa, la probabilidad de un efecto prolongado tinnitolítico de las gotas orales lipofílicas que contienen 1% de Caroverine como ingrediente activo, ganó importancia, pasando de los niveles de alta intensidad a niveles de baja intensidad en las sensaciones individuales de tinnitus.

Soporte científico

Ehrenberger K. Topical administration of Caroverine in somatic tinnitus treatment: proof-of-concept study. Int Tinnitus J. 2005;11(1):34-37.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies