Otitis media: es una condición generalmente dolorosa, causada por bacterias o virus que infectan el oído medio.

El dolor causado por las infecciones en los oídos se debe principalmente a la inflamación y/o acumulación de líquido en el oído medio (Parte del oído ubicada detrás del tímpano), y a infecciones del canal auditivo.

Las infecciones en el oído medio pueden ser de tipo agudo o crónico.

Las infecciones agudas, son dolorosas, pero se resuelven en pocos días, y cuando estas no se solucionan o regresan constantemente se convierten en infecciones crónicas que pueden causar daños permanentes en el oído medio e interno.

Cualquier persona puede desarrollar otitis media, pero los bebés entre los 6 y los 15 meses de edad son los más comúnmente afectados.

Se estima que alrededor de 1 de cada 4 niños experimentan al menos una infección del oído medio antes de cumplir los 10 años.

Causas de la otitis media

El desarrollo de una infección en el oído generalmente ocurre cuando una de las trompas de Eustaquio se hincha o se bloquea causando la acumulación de líquido en el oído medio.

Las trompas de Eustaquio son tubos que conecta al oído con la parte posterior de la garganta.

Las causas que pueden generar el bloqueo en la trompa de Eustaquio incluyen:

  • Resfriados
  • Infecciones de los senos paranasales
  • Alergias
  • Tabaquismo
  • Adenoides infectados o hinchados (tejidos ubicados cerca de las amígdalas que filtran bacterias y virus dañinos)
  • Cambios de presión (como los que suceden en deportes como el buceo y el alpinismo)

Síntomas en niños y bebes

Debido a que los bebés son capaces de comunicar la fuente de su malestar, puede ser difícil determinar lo que está mal con ellos.

Además, los niños menores de 8 años, tiene una reacción sistémica a las infecciones.

Por ejemplo, el niño puede presentar decaimiento y diarrea como un síntoma de otitis media.

Los síntomas que indican que un niño puede tener una infección del oído medio incluyen:

  • Frotar consistentemente la oreja o tirar de ella
  • Irritabilidad
  • Falta de apetito
  • Inquietud nocturna
  • Tos
  • Secreción nasal
  • Diarrea
  • Falta de respuesta a sonidos tranquilos
  • Otros signos de pérdida auditiva leve, como falta de atención
  • Pérdida del equilibrio

Cuándo consultar al médico

La mayoría de los casos de otitis media se resuelven pocos días, así que por lo general no se requiere ver al médico.

Sin embargo, se debe consultar con el médico si el niño o bebe presenta los siguientes síntomas:

  • No muestra signos de mejoría después de 2 o 3 días
  • Mucho dolor Drenaje de pus por la oreja

Algunas personas desarrollan una descarga (supuración) de oído persistente e indolora que dura muchos meses, conocida como otitis media crónica supurativa

Una condición de salud subyacente, como fibrosis quística o cardiopatía congénita, lo que incrementa las probabilidades de sufrir complicaciones.

Factores de riesgo

Los niños y bebes se encuentran en mayor riesgo de contraer infecciones en el oído debido a que sus trompas de Eustaquio son más cortas y estrechas.

Sin embargo, existen otros factores que incrementan el riesgo de desarrollar una infección en el oído; como:

  • Cambios en la presión atmosférica debido a variaciones de altitud
  • Cambios de temperatura y humedad relativa debido a cambios climáticos
  • Exposición continua al humo del cigarrillo
  • Uso de chupete en niños
  • Enfermedades u otras infecciones recientes en los oídos.

Síntomas de la otitis media

Los síntomas más comunes de infecciones en el oído medio incluyen:

  • Dolor leve o malestar dentro del oído
  • Persistente sensación de presión dentro del oído
  • En niños pequeños
  • Drenaje de pus por el oído
  • Síntomas de pérdida de audición

Los síntomas de las infecciones auditivas pueden ser persistentes o ir y venir. También pueden ocurrir en uno o ambos oídos y el dolor suele ser el síntoma más grave e incapacitante.

Los síntomas crónicos de una infección en el oído pueden ser menos evidentes que en una infección aguda

En los niños menores de 3 años, se pueden presentar síntomas aparentemente no relacionados como diarrea y decaimiento general debido a que hasta esta edad, el sistema inmune del niño o bebé, reacciona de manera sistémica. En caso de fiebre debe consultar al médico inmediatamente.

Diagnóstico

El médico examina los oídos con un instrumento denominado otoscopio que básicamente es una lente con luz y aumento, la cual es útil para determinar si existe uno o varios de los siguientes síntomas:

  • Enrojecimiento, burbujas de aire o líquido, o pus
  • Líquido que drena desde el oído medio
  • Perforación en el tímpano
  • Tímpano abultado o colapsado

Si la infección es avanzada, el médico tomará una muestra de líquido dentro del oído para ser analizada y determinar si existen bacterias resistentes a los antibióticos.

También puede ordenar imágenes diagnósticas a través de una tomografía computarizada en la cabeza para determinar si la infección se ha propagado más allá del oído medio.

También es posible que requiera una prueba de audición, especialmente si el paciente sufre de infecciones crónicas del oído.

Tratamiento

En la mayoría de casos, la otitis media leve se resuelve sin intervención médica y sus síntomas pueden aliviarse con remedios caseros que incluyen:

Baños calientes sobre el oído afectado

Gotas ópticas de prescripción o venta libre para aliviar el dolor

Descongestionantes de venta libre

Complicaciones

Aunque las infecciones de oído pueden resolverse sin intervención médica, cuando estas se repiten pueden generar complicaciones raras, pero potencialmente graves.

Algunas de estas complicaciones incluyen:

  • Pérdida de la audición
  • Acufenos (Tinnitus)
  • Retardo del habla o del lenguaje en los niños
  • Mastoiditis (una infección del hueso mastoideo en el cráneo)
  • Meningitis (una infección bacteriana de las membranas que cubren el cerebro y la médula espinal)
  • Tímpano roto

Prevención

Las siguientes prácticas pueden reducir las probabilidades de contraer una infección en los oídos:

  • Lavado frecuente de manos
  • Evitar zonas demasiado concurridas
  • Abandonar el uso de chupos en bebés y niños
  • Alimentar a lactantes con leche materna
  • Evitar humo de segunda mano
  • Mantener actualizadas las vacunas inmunizaciones en los niños y bebés.

Otras infecciones en los oídos

Otitis media con efusión (oído pegado)

Otitis externa (oído de nadador)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This