Otitis externa: conocido comúnmente como oído del nadador, es una inflamación causada generalmente por una infección del canal auditivo.

Su nombre común se deriva del hecho que es una condición que ocurre con mayor frecuencia en niños y adultos jóvenes que practican la natación con frecuencia.

A pesar de su nombre, no se tiene que ser un nadador para desarrollar el oído de nadador.

Causas de la otitis externa

Humedad

La otitis externa es una condición que puede ser causada por un exceso de humedad en el oído debido a una ducha de rutina, o exposición a un medio ambiente húmedo.

La humedad en el conducto auditivo puede causar que la piel se irrite y se agriete.

Esta irritación y agrietamiento en la piel del canal auditivo generada por la humedad, puede permitir que bacterias y en casos raros hongos, invadan el canal del oído y causen una infección.

La natación en agua sucia o contaminada es la causa más común de la otitis media, ya que las bacterias presentes en el agua, encuentran el ambiente propicio para desarrollarse dentro del canal auditivo ya inflamado y lesionado.

Condiciones cutáneas

Otras infecciones y condiciones cutáneas como la dermatitis seborreica y la psoriasis, también pueden conducir al desarrollo de la otitis media.

De la misma forma, la limpieza excesiva e inadecuada de la cera en los oídos, especialmente con aplicadores de algodón, elimina la barrera protectora natural del canal auditivo, creando de esta manera el medio ambiente ideal para el desarrollo de infecciones por bacterias u hongos.

Limpieza inadecuada de cera en los oídos

La cera no sólo protege el conducto auditivo contra el exceso de humedad, también alberga algunas bacterias amigables que defienden al canal auditivo de otras bacterias y hongos no tan amigables.

Además, si la cera se retira con elementos inadecuados como uñas, ganchos o cualquier objeto que rasguñe o lesione la piel del canal auditivo, se facilitará el desarrollo de cualquier infección.

Productos químicos

Si las lacas y los productos para tinturar el cabello, entran en contacto con el canal auditivo pueden irritarlo y también generar las condiciones propicias para el desarrollo de la otitis externa.

Síntomas de la otitis externa

Los síntomas del oído del nadador incluyen:

  • Picazón en el interior del oído
  • Secreción acuosa de la oreja
  • Dolor intenso y sensibilidad en el oído, especialmente al mover la cabeza o al tirar suavemente del lóbulo de la oreja
  • Supuración amarillenta y olorosa de la oreja
  • Pérdida temporal de la audición (causada por bloqueo del canal auditivo)

Consulte con su médico presenta siguientes síntomas:

Está experimentando cualquiera de los síntomas de una infección en el oído.

Experimenta mareos o acufenos (tinnitus). Tales síntomas pueden indicar un problema más serio que necesita atención médica.

Experimenta dolor severo. Su médico puede proporcionarle medicamentos para aliviarlo.

Es posible que también se presente una erupción en su cuero cabelludo o cerca de su oído; si ese es el caso, puede ser dermatitis seborreica o herpes zoster (culebrilla). Su médico puede indicarle el tratamiento adecuado a seguir.

Tratamiento de la otitis externa

La otitis externa no suele ser una condición peligrosa y a menudo se resuelve en pocos días después de iniciar el tratamiento.

Sin embargo, si no se trata adecuadamente puede llegar a ser extremadamente dolorosa.

En casos raros, especialmente en pacientes diabéticos o personas con problemas inmunológicos, la infección es más difícil de tratar y puede propagarse dañando huesos y cartílagos subyacentes. En este caso, casi siempre se requiere hospitalización.

Tratamiento médico

En la consulta, en primera instancia el médico utiliza generalmente una sonda con punta de algodón o un dispositivo de succión para limpiar suavemente el canal auditivo y aliviar la irritación y el dolor .

En algunos casos, el médico también puede lavar el canal auditivo con una mezcla de peróxido de hidrógeno y agua.

Dependiendo de la gravedad de la infección, puede que el médico considere necesario prescribir gotas antibióticas para el oído como ciprofloxacin e hidrocortisona (Cipro HC Otic), ofloxacin o finafloxacin (Xtoro).

Es posible que las gotas no puedan entrar al canal auditivo cuando existe demasiada hinchazón.

En este caso, lo más probable es que su médico inserte una mecha pequeña de esponja deshidratada o gasa que pueda pasar a través del canal auditivo bloqueado.

Una vez colocada la mecha, esta se moja con gotas para que pueda filtrarse a través del bloqueo hacia el canal auditivo.

Este método proporcionará un alivio rápido dentro de las 6 a 8 horas después del procedimiento.

En los casos de infecciones más profundas, puede ser necesario el uso de antibióticos por vía oral y medicamentos más fuertes para aliviar el dolor.

Cuidados caseros durante el tratamiento de la otitis externa

Evitar que el agua y la humedad en contacto con el oído infectado durante el proceso de curación.

¿Se puede prevenir la otitis externa?

Estas son algunas recomendaciones que le ayudarán a evitar el desarrollo de otitis externa:

Adecuada limpieza de los oídos

La mayoría de médicos recomiendan no usar aplicadores o hisopos de algodón a menos que los use para limpiar el área exterior del oído.

En su lugar, limpie el oído externo con una toalla limpia. No urge dentro del canal auditivo y nunca utilice objetos puntiagudos.

Rascar la piel del conducto efectivo puede permitir que los gérmenes se filtren bajo la piel y causen infección.

Evite tapones para los oídos, si es posible. Estos pueden irritar el conducto auditivo.

Durante la natación

Después de nadar, incline y agite la cabeza para drenar el agua de sus oídos.

Use tapones de silicona especiales para natación

Después de nadar, seque sus oídos y desinféctelos con dos o tres gotas de ácido acético o una combinación de alcohol isopropílico y vinagre blanco.

Incline la cabeza para que la solución llegue al fondo del canal auditivo; luego deje escurrir el líquido.

Evite nadar en agua sucia. Si nada en un lago o arroyo, enjuague sus orejas después con agua limpia o la solución mencionada anteriormente.

En la ducha

Utilice un capuchón de ducha para mantener las orejas secas durante la ducha.

O seque los oídos después de ducharse con un secador de pelo colocándolo en la parte baja y manteniéndolo a un 30 cm de su oreja.

Con el uso de audífonos

Si usa un audífono, sáquelo tan a menudo como sea posible para darle a su oído la oportunidad de secarse. Un audífono puede empujar la cera más profundo en el canal auditivo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This